domingo, 20 de abril de 2008

La batalla de las Chelas

"Dos más...y no vamos". Frase típica del Tanque Arias, comentarista de Cmd, siempre en los minutos de un partido y que ahora nos viene como anillo al dedo. ¿Poooorquéeeee? Porque señores, dos nuevas cervezas, chelas, chilindrinas, aguas o como se les quiera llamar estan prestas -si es que no lo estan haciendo ya- a invadir y colmar nuestros paladares. Se tratan de la nueva "Zenda", producida por Ambev, y "Caral", del grupo Aje. Y...¿A que saben?...¿A que saben? Buena pregunta.

La verdad, poco son los que pueden responder a ello, por lo menos yo prefiero esquivar esta pregunta; no tengo el conocimiento necesario. Tampoco cuento con algún amigo especialista aunque muchos de ellos consuman cantidades industriales cada fin. Y aun así, pienso yo, quizás esté equivocado, contar con la ayuda de un especialista para comunicarles esta información no sería muy útil; solo podría decirles "esta tiene un lúpulo que pasa mejor" o huevadas así por el estilo. Lo único que puedo decirles al respecto es que tengo la certeza que cada cerveza diferencia de la otra en tales medidas que nuestro paladar poco puede diferenciar; tanto Ambev, Aje y Backus manejan estándares muy similares que deben de ser cumplidos a cabalidad. Les propongo probar una cerveza no-industrial y notarán -allí si- gran diferencia. La diferencia, si es que hay alguien que se opone rotundamente a lo que decimos, puede radicar tal vez en la forma en la que hacen los últimos arreglos: a una le ponen mayores grados de amargura, a otros mayor cantidad de agua; nada más y aun así esa no es una diferencia que determine calidades. Al final, todas las cervezas sabrán a cerveza, no se puede decir que exista una mejor que la otra, todo será cuestión de preferencias. Al fin y al cabo, tras tomar algunas botellas -vasos para algunos- todo será alegría.
Pero, lo que es cierto, innegable, dogma -como dice Phillip Butters-, es que la cerveza de nuestra “preferencia” terminará por ser la que los medios de comunicación determinen. Nuestro gusto poco experto es poco lo que puede juzgar, la preferencia estará normada por la información complementaria que se nos proporcione. Si señores, ¿O no se acuerdan cuando a nadie la gustaba la "Brahma"? "Es asquerosa", "Sabe a agua", "Aj!". Pero claro, ahora, desde que cuesta 4x 9.50, todo el mundo dice "Oeeee....por que no compraste Brahma!". También recuerdo un estudio de mercado que exponía que la preferencia de la población por la cerveza Cuzqueña, a pesar de ser una de las más amargas y caras, se debía a la imagen que proyectaban de ser la cerveza de las clases media-alta y bohemias; por ello también dan mucho énfasis en los premios internacionales conseguidos y la exportación internacional lograda. El caso del fracaso fue la Dorada, la cual la verdad no tenía un sabor marcadamente diferente a cualquier otra cerveza, sino que su pecado fue introducirla rápidamente como la bebida alcohólica de bajo precio, con una presentación poco amigable y con un nombre poco creativo; inmediatamente se la relacionó con la mala calidad y el consumo por parte de la gente de mal vivir: paradoja del mercado y la sociedad peruana. Pero la Franca, contra todo pronostico, supo colocarse en el mercado de manera exitosa; claro, como no se lo va a tener si colocas a Gastón "Mmm...que rico seño" Acurio en cada comercial.
¿Y que será de Zenda y Caral? Aun no se sabe, misterio total. Será, como dije, los medios los que lleven hacia arriba las preferencias de una, o condenen al ostracismo a la otra. Ellos serán los que mostraran las ventajas de ellas a nosotros, tan fácilmente manipulables y desconocedores consumidores. Perdón por ser tan mezquino, pero creo que nuestro paladar no tendrá la decisión. Compraremos, al fin y al cabo, la que sea más económica, mejor publicitada y la que tenga la calata más riiiica. Say no more.