sábado, 22 de septiembre de 2007

Llega el Chino!!

Tic tac tic tac. La pesada y desesperante tarea de contar las horas para la llegada de Fujimori extraditado de Chile (o de donde sea en realidad) se acabó. El día de ayer, Viernes 21 de Setiembre del 2007- día del tonaso de Marianita Valle Riestra Padró -, la Corte Suprema de la hermana república de Chile anunció que el ex-presidente Alberto Fujimori Fujimori sería extraditado a nuestro muy amado Perú en cuestión de horas.

Y así es, mientras redacto este post, Fujimori y su rico avioncito rellenan gasolina en Tacna para traza rumbo a nuestro primer puerto donde oh sorpresa también se encuentra nuestro primer aeropuerto y coincidentemente estructura urbana más carente de sentido: el peaje de la avenida Elmer Faucett.-__-.



¿Qué tiene que ver el tema político con nuestro blog?
Absolutamente nada, salvo que los mismos protagonistas de nuestra amada urbe realizan las mismas acciones de siempre: QUEMAR LLANTAS, es parte del folklore limeño casi a tan alto nivel como las buenas y gentiles señores anticucheras, las butifarrasadolescentes que se vuelven zorras con una cámara en mano. Ustedes queridos lectores saben.

Si los peruanos se dedicaran a estudiar matemáticas en vez de quemar llantas seríamos una potencia intelectual, pero no, nosotros quemamos llantas, y nos gusta. ¿Por qué quemar llantas, acaso al peruano le sobra el caucho? Parece que sí, todo es culpa de Goodyear y sus tentadoras ofertas que obligana reemplazar llantas, más llantas nuevas -> más desecho de llantas -> ergo quema de llantas.

Pero no nos vamos de nuestro tema, ¿cómo se relaciona la extradición de Fujimori con la quema de llantas? Los seguidores, hinchas y hasta fanáticos diría yo (sino, personalmente, no veo como pueda haber gente que a siga apoyando a semejante sin vergüenza) se apostaron en la avenida Faucett bloqueando y obligando a desviar el transito a la altura de la División Aérea de la Policía. Hubo quema de llantas y demás barbaridades, algo ya típico en cada reunión de desadaptados que no entienden que hacer escuchar su voz no significa causar daños a la propiedad pública. Pero es parte de nuestra urbe y sus partícipes y habitantes, Viva el Perú señores.

Desde la oficina descentralizada de Cronistas Urbanos en nombre de mi socio y este cronista que escribe deseamos no que maten el chino ni lo cuelguen de sus pelotas amarillas y lo hagan sushi, sino que simplemente se haga justicia en el nombre de las personas que lo merecen. Amén.

1 comentario:

luchin dijo...

buena redaccion man, genial, coincido contiio, voy a seguir mas atento.. too tu post